¿POR QUE CELEBRAMOS EL DIA DEL ORGULLO LGTBI?

Por Ángel Luis
Cuba Guia Gay

La pregunta es simple y como suele ocurrir tantas veces, la respuesta no tanto. ¿Por que hay que celebrar un Día del Orgullo Gay? mis compañeros de la web me plantearon la pregunta para un video que están preparando para el World Pride que tendrá lugar en Madrid desde el 23 hasta el 2 de julio, y adonde se espera lleguen mas de tres millones de personas de todo el mundo, incluida Cuba y los millones de cubanos y cubanas que residen fuera de la Isla.
    Hay tantas razones que dar para explicar por que es necesario seguir celebrando el Orgullo LGTBI que en diez segundos no podría resumirlas así que aprovecho este espacio para hacerlo.
 España es un país con leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo, que no persigue a los homosexuales ni a nadie por su condición sexual: ser gay o lesbiana en España no significa que tengas que exiliarte o irte de tu casa, de tu pueblo , de tu ciudad porque allí no te aceptan o te miran con mala cara.
     Pero, no obstante, esto no convierte a las naciones que han legalizado la unión entre homosexuales, en países tolerantes. Queda mucho por hacer. Cada mes, la misma ciudad que va a ser el epicentro de la reivindicación gay registra una media de dos agresiones homófobas, algunas de signos muy violentos.
   Hay zonas del centro de Madrid en las que dos hombres saben que ir cogidos de la manoa determinadas horas puede suponer recibir insultos de "maricones", o empujones e incluso hasta ser expulsados o agredidos físicamente de cualquier sitio donde se encuentren, incluso si se les ve en actitud cariñosa o besándose.
    Si, esto sigue ocurriendo en España, dentro y fuera de Madrid, una ciudad tan abierta actualmente en lo mas alto del ranking mundial en cuanto a respeto y tolerancia se refiere.
   Asi que imagino que en lugares mas pequeños e infinidad de paises donde el nivel de aceptación es menor, esta situación ocurra mas a menudo de lo que reportan los medios de prensa.  Muchos pueblos donde todos se conocen, la presión "para salir del armario" (que expresión tan antigua que espero que algun dia desaparezca) es mucho mayor.
      Y esto en el mejor de los casos porque hay naciones, en concreto 73, en los que se sigue condenando a las personas que se declaran o se consideran homosexuales. Amar a alguien de tu mismo sexo te puede incluso costar la vida.
   
Amar -tan solo por esto- hay razón mas que suficiente para seguir reivindicando el Dia del Orgullo gay, para que cada dia seamos mas visibles, para que cada año mas y mas personas dejen de odiarnos, para que cada jornada que pase ver a dos hombre o dos mujeres tomadas de las manos como pareja, sea tan común como ver a un hombre y a un mujer besarse y acariciarse en medio de la multitud y no a escondidas.
     Se que en los últimos meses ha habido varias iniciativas para promover la celebración del dia del Orgullo Heterosexual. Si es por celebrar, lo celebramos -claro que si- y los gays nos sumamos a este festejo, porque en el nuestro también participan miles de heterosexuales que comparten con nosotros el dia a dia y defienden nuestro derecho a la normalidad.
 
 Aunque he de apuntar que a día de hoy los heterosexuales, poco tienen que reivindicar, porque ellos nunca han sufrido persecución, ellos nunca han sido encarcelados por ser heteros, ellos nunca han sufrido abucheos, ni maltratos ni vejaciones, ellos nunca se han visto discriminados por la iglesia, por ningún gobierno, por ninguna institución, ni por ningún organismo, ellos nunca han sido relegados en los medios de comunicación, ni en el arte, ni en ninguna parte porque vivimos en un mundo donde todo esta hecho a su medida, como si todos estuviéramos obligados a ser heterosexuales si o si.
    Por lo tanto, si es por celebrar algo, pues celebremos, pero por lo demas un Dia del orgullo hetero no tiene sentido, porque hemos sido nosotros la Oveja negra de esta gran familia que se llama Humanidad.
 
 El dia que esta situación que hoy viven millones de homosexuales en el mundo se acabe -y espero que llegue de la mano de la generación del siglo XXI- entonces ya no tendremos nada que reivindicar, pero eso si, la celebración ha de continuar porque entonces dejaríamos de ser gays, que como indica la palabra misma representa ALEGRIA y DIVERSION.
      Espero que nunca la comunidad LGTBI deje de ser alegre y divertida, porque eso es lo que nos caracteriza, nos aporta identidad y nos hace mantener viva la esperanza.
                                        FELIZ DIA DEL ORGULLO LGTBI.

Bodas Gay en Cuba, una iniciativa de emprendedores



Por Carlos Montero
Yusnaby Post
Aunque simbólicas, las bodas gay en Cuba se están convirtiendo en un reencuentro con las raíces de los novios y dándole visibilidad a la gestión LGBT en la isla.



Jorge y Lázaro, ciudadanos de Estados Unidos y provenientes de familias cubanas, decidieron celebrar su fiesta nupcial simbólica en Cuba donde el matrimonio igualitario aún no es ley.


A falta de una legislación incluyente que permita el matrimonio igualitario en el país, algunos miembros de la comunidad LGBTI (Lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales) de la Isla han encontrado como alternativa la boda simbólica.
Los precursores de este tipo de casamiento han sido extranjeros o cubanos de la diáspora que, como Jorge y Lázaro, aquí encuentran raíces profundas, para celebrar públicamente su unión. No obstante, otras parejas cubanas se han inspirado en ellos para cumplir su sueño de casarse.
Los casamientos en La Guarida, el lugar donde se rodó la película cubana “Fresa y Chocolate” se ha convertido en inyección para otros cubanos, quienes ya se comunican con PA (Producciones Almendares) para filmar sus bodas simbólicas, teniendo en cuenta la imposibilidad de formalizar sus uniones conyugales a través de un acta notarial, porque la Constitución de la República decreta que “el matrimonio es aquel que tiene lugar entre un hombre y una mujer”.

Varias parejas gays, tras algún tiempo de compromiso, creen que es momento de casarse, fundar familia y hasta pensar en hijos, aun cuando el Código de Familia cubano no los incluya, y se encuentren en un limbo legal, como parte de una población flotante que los Censos del país no recogen.
Mucho menos vislumbran la adopción como una realidad a corto o mediano plazo, pues resulta un proceso complejo incluso para padres heterosexuales, cuyos requisitos contemplan desde la edad —25 años mínimo—, la solvencia económica, el pleno goce de los derechos civiles y políticos, hasta la moral o la capacidad de obrar íntegramente sin ninguna de las restricciones que en ese sentido establece el Código Civil.
Cuba,  no integra aún la lista de estados latinoamericanos donde el matrimonio igualitario es ley: Argentina, Uruguay, Brasil, Puerto Rico, Colombia y México.
La realidad es que algo, poco a poco, parece estar cambiando. La sociedad ofrece sus propias respuestas…Los rostros de Lázaro y Jorge, y los de sus seguidores, lo demuestran, aunque sea por un camino paralelo a la “legalidad”.

¿Crees que en Cuba debería aprobarse el matrimonio homosexual?

La revolución de la comunidad gay en Cuba


La revolución de la comunidad gay en Cuba

La lucha por los derechos LGTBI en Cuba crece por dia, en vísperas de la celebración Mundial por el Orgullo Gay, que tendrá lugar del 23 de junio al 2 de julio en Madrid, España.



Por Álvaro Fuentes
Diario El País  (Primera Parte)


Cuando triunfó la revolución cubana, la comunidad homosexual sufrió la crudeza y la intolerancia de quienes pretendían construir un nuevo estado como así lo dejó bien claro Fidel Castro en su discurso del 13 de marzo de 1963. “Nuestra sociedad no puede dar cabida a esa degeneración”, aseguró tajantemente. El Gobierno los enviaba, sin cargos ni juicio y sin ningún tipo de explicación o justificación, a las Unidades Militares de Ayuda a la Producción, las UMAP, donde les sometían a trabajos forzados, entre maltratos y vejaciones, junto a otros sectores considerados inadaptados sociales, desviados, extravagantes o contrarrevolucionarios. Se creía que el trabajo y un régimen estricto serviría para rehabilitarlos pero acabaron consiguiendo, en realidad, desatar una ola de persecución y marginación contra la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) en Cuba.
Antonio pasó once meses en uno de aquellos campos de trabajo cuando apenas contaba con 18 años después de ser detenido por “peligrosidad social”. Era estudiante de magisterio cuando fue denunciado por un familiar suyo “por llevar depiladas las cejas”, recuerda. Y no se olvida de aquellas jornadas bajo el sol de aquel 1966 cortando cañas de azúcar, donde se compatibilizaba el trabajo con charlas de concienciación y diversos tratamientos que pretendían cambiar la orientación sexual de los homosexuales internos. “Allí estábamos mezclados homosexuales, disidentes o traidores con gente de las artes y la cultura, incluso coincidí con un joven Pablo Milanés. Mi gran suerte fue encontrarme con un vecino que cumplía allí como oficial de guardia y me protegía en cierto modo, pero las vejaciones a otros reclusos eran continuas. Dos compañeros del barracón se suicidaron por la humillación diaria que recibían, los tratamientos de choque donde se hacían todo encima y las malas condiciones de vida”. Aunque reconoce que el precio más caro que pagó fue el ver truncada su carrera como maestro de escuela ya que el Gobierno cerraba las puertas a la educación o al estudio. “No permitían a los homosexuales impartir clases para evitar dar mal ejemplo a los jóvenes por muy afines que fuéramos a la revolución”, recuerda,
En 1971, el Congreso Nacional de Cultura y Educación declaró la homosexualidad como una desviación incompatible con la revolución, así, no podían ni trabajar en el mundo de la educación, ni en el universo de la cultura, decisión que daría pie a la institucionalización y sistematización de la homofobia, generando una represión de la homosexualidad que marcaría durante décadas el devenir de la isla. El colectivo LGBTI se vio envuelto en un entorno marcado por la marginalidad, el peligro y la prostitución, incluso a pesar de que en 1979 el Gobierno inició el proceso de despenalización para las relaciones entre personas del mismo sexo. Desde entonces, Cuba ha enmendado alguno de sus errores, tanto a nivel político como social y la situación de esta comunidad se ha vuelto más visible, aunque los prejuicios sociales han logrado mantener a esta comunidad en la exclusión y el rechazo durante años. No fue hasta 1997 cuando se modifica el Código Penal cubano y se eliminan las últimas referencias discriminatorias hacia la homosexualidad.


Tras la Revolución, el Gobierno enviaba a los homosexuales, sin cargos ni juicio, a las Unidades Militares de Ayuda a la Producción, donde realizaban trabajos forzados, entre maltratos y vejaciones, junto a otros grupos considerados inadaptados sociales, desviados o contrarrevolucionarios

“En los noventa ya estábamos menos perseguidas que entonces, pero nos manteníamos en las sombras ya que aún existía discriminación. Somos diferentes, y la gente rechaza todo lo raro. Antes nos llegaban a repudiar en la calle y ahora ya hay cierta tolerancia, pero sigue habiendo agresiones. A mi me abrieron la cabeza a pedradas en pleno parque de la Fraternidad”, cuenta Laila, una mujer transexual de no más de 40 años. “Mis padres me echaron de casa cuando comencé a vestirme femenina. Tenía 15 años. Sola, distinta y sin el apoyo familiar. No me quedaba otra opción que recorrer de noche el malecón y la Habana Vieja buscando el sexo transaccional, con quien fuese, a cualquier precio. Aunque el precio más caro lo pagué yo infectándome de VIH, no sabíamos nada de protección sexual”.
Para Laila, que hoy trabaja de contable en una empresa, es notable que la percepción y el trato hacia los homosexuales en Cuba ha cambiado durante las últimas décadas. Incluso Fidel Castro moderaría su discurso casi 50 años después, asumiendo la culpabilidad por las represiones cometidas contra las lesbianas y los homosexuales durante su revolución. “Fueron momentos de una gran injusticia, ¡una gran injusticia!”, reconoció en una entrevista al periódico mexicano La Jornada en 2010.
continuará....

si te gusta este articulo compartelo en tus redes sociales.
Cuba Guia Gay 2017